Miami Children's Hospital
Local: 305-666-6511
Toll Free: 800-432-6837
My Kids Patient Portal
Search
Advanced Search

Servicios Médicos
In this section

Cirugía Pediátrica & Anestesiología

Centro de Excelencia de Deformidades en la Pared Torácica

     Bookmark and Share

Las deformidades en la pared torácica, que incluyen el tórax en embudo (tórax hundido) y su versión opuesta, el tórax en quilla (tórax saliente), afectan a uno de cada 400 niños o adolescentes.

El Centro de Excelencia de Deformidades en la Pared Torácica del Miami Children's Hospital es líder en Florida en lo que se refiere a la evaluación y el tratamiento de problemas en la pared torácica, y es el único centro del Estado que ofrece tratamiento integral para el tórax en quilla, una afección menos frecuente.

Además de las deformidades congénitas, el centro también atiende a niños y adolescentes con irregularidades torácicas causadas por una cirugía oncológica.

El Miami Children’s Hospital es líder en el tratamiento de deformidades en la pared torácica desde hace mucho tiempo. Con el transcurso de las décadas, cientos de pacientes han disfrutado los beneficios estéticos y fisiológicos de la reestructuración torácica. En 1997, los cirujanos del centro fueron los primeros del sureste en realizar la reparación de Nuss, mínimamente invasiva, para el tórax en embudo.

Tórax en embudo

El tórax en embudo (en latín, pectus excavatum, que significa “pecho ahuecado”) es la deformidad más frecuente en la pared torácica. También se lo conoce como tórax hundido o cóncavo. Esta afección se caracteriza por la presencia de un esternón muy hundido, lo que en algunos pacientes es evidente al nacer y, en otros, tiene lugar más tarde, habitualmente, durante la adolescencia. En casos graves, el tórax en embudo puede afectar el corazón y los pulmones, mientras que en los casos menos graves influye en la imagen que los niños o adolescentes tienen de sí mismos. 

Los pacientes con tórax en embudo pueden tener disnea, dolor de pecho e intolerancia al ejercicio. Quizá se necesite una cirugía para aliviar las molestias y evitar las anomalías cardíacas y respiratorias.

Evaluación del paciente:

Los médicos del Centro de Deformidades en la Pared Torácica realizan estudios de tomografía computada (TC) para obtener imágenes de las estructuras internas del tórax y así evaluar la gravedad de la depresión. También pueden organizar evaluaciones cardíacas y de la función pulmonar para determinar el grado en el que la deformidad influye en cada individuo.

A menudo, se usa el índice de Haller (división del ancho de la caja torácica por la distancia desde el esternón hasta la columna) para evaluar la gravedad del tórax en embudo. Un índice normal es de alrededor de 2,5, mientras que un índice superior a 3,25 puede ser lo suficientemente grave como para indicar una corrección quirúrgica.

Opciones de tratamiento quirúrgico:

El Centro de Deformidades en la Pared Torácica ofrece tanto tratamientos quirúrgicos tradicionales como operaciones mínimamente invasivas del tórax en embudo. Se revisan las opciones y se selecciona un curso de tratamiento con el aporte de la familia, en función de la gravedad y la asimetría del defecto. La reparación quirúrgica se personaliza para corregir mejor la afección específica de cada paciente.

El procedimiento de Ravitch, desarrollado en la década del cuarenta, es una técnica que supone abrir la cavidad torácica. Con esta técnica, se extraen pequeñas secciones de cartílago costal y el esternón se levanta. Pueden implantarse barras metálicas, llamadas soportes, para sostener la pared torácica en su lugar y reconstruir el tórax. Las barras pueden extraerse alrededor de seis meses después de la operación.

El procedimiento de Nuss, desarrollado en la década del ochenta, es un procedimiento mínimamente invasivo. Con esta técnica, se crea una pequeña incisión debajo de cada axila, además de una tercera incisión diminuta para introducir una delgada cámara. La cámara guía al cirujano para que implante una barra metálica curva debajo del esternón que permite la corrección inmediata del aspecto hundido del tórax. Estas barras pueden extraerse después de varios años, una vez que la nueva estructura ósea se establezca.
 
    

Tórax en quilla

El tórax en quilla, también conocido como “pecho de paloma”, es una deformidad en la que el esternón y las costillas sobresalen. También se lo conoce como tórax o esternón saliente o protruido. La causa de esta afección puede ser el crecimiento excesivo del cartílago. El tórax en quilla puede estar presente al nacer, aunque también puede producirse durante la adolescencia y aparecer de repente durante el “estirón” de la pubertad. La afección puede asociarse con determinados síndromes o trastornos genéticos y, a veces, surge después de cirugías a corazón abierto en las que se divide el esternón.

Evaluación del paciente:

La evaluación previa al tratamiento puede incluir la evaluación del médico, fotografías y mediciones de la pared torácica.

Tratamiento no quirúrgico:

El Centro de Excelencia de Deformidades en la Pared Torácica del Miami Children’s Hospital es el único en Florida que ofrece un tratamiento con corsé aprobado por la FDA para el tórax en quilla, además de opciones quirúrgicas integrales para niños y adolescentes.

El tratamiento con un corsé torácico es un método no quirúrgico que usa un corsé personalizado para la pared torácica, creado específicamente para cada paciente, a fin de reducir la protrusión con el paso del tiempo. El corsé se usa debajo de la ropa y, en combinación con un programa de ejercicios, puede corregir el problema por completo. El tiempo de uso del corsé depende del tipo y la gravedad de la protrusión, pero la mayoría de los defectos por lo general responden bien con seis a ocho meses de tratamiento.

Opciones de tratamiento quirúrgico:

Puede recomendarse la cirugía para algunos pacientes con tórax en quilla de moderado a grave, así como para aquellos que no toleren el corsé.

La técnica de Ravitch, desarrollada en la década del cuarenta, es similar al procedimiento creado para el tórax en embudo y supone abrir la pared torácica. Con esta técnica, se extraen pequeñas secciones de cartílago costal. De este modo, el esternón se aplana, y la corrección se nota de inmediato después de la cirugía.
 
    

Para comunicarse con el Centro de Excelencia de Deformidades en la Pared Torácica del Miami Children's Hospital, llame al (786) 624-2778.