Miami Children's Hospital
Local: 305-666-6511
Toll Free: 800-432-6837
My Kids Patient Portal
Search
Advanced Search

Servicios Médicos
In this section

Historias exitosas de pacientes

Hunter

     Bookmark and Share

Con de cuatro niños para criar, las vidas de Angela y Anthony Hamawy siempre estuvo llena de sorpresas. La mayor sorpresa de todas fue enterarse en el Miami Children’s Hospital de que su hijo Hunter necesitaba una cirugía de cerebro.

Instinto materno

Los primeros indicios de que algo andaba mal se manifestaron cuando Hunter tenía sólo 5 años. De repente, el inteligente niño de jardín de infantes, no podía recordar si estaba comiendo el desayuno o la cena. “No parecía Hunter”, dice Angela, madre de Hunter. Los médicos de Coral Springs señalaron que el motivo de sus períodos de falta de memoria era el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDA/H). Luego, un día, Hunter miró a Angela con una mirada perdida durante algunos segundos. No se movió ni pestañeó. “Cuando le conté a otras personas lo que le había sucedido a Hunter, me decían que probablemente me estaba haciendo una broma”, dice Angela. “Todos pensaban que yo estaba loca, pero sabía que algo no estaba bien”.

Noticias alarmantes

En marzo de 2009, los padres de Hunter se dieron cuenta de que algo no estaba bien en su segundo hijo. Siguiendo su instinto, Angela programó una cita con el Miami Children’s Hospital. Allí, el Dr. Carlos Gadia, neurólogo infantil, encontró un gran tumor en el cerebro de Hunter. A la familia de Hunter le explicaron que el tumor había estado causando los ataques y la pérdida de memoria, y era necesario extirparlo rápidamente. Una semana después, el Dr. Sanjiv Bhatia (neurocirujano infantil del Miami Children’s Hospital) le practicó a Hunter una cirugía de cerebro para extirpar a “buu buu” (como él le llamaba). “Yo esperaba lo peor, pero el Miami Children’s Hospital me devolvió a mi hijo”, dijo Angela.



Vuelta a la normalidad

Actualmente, Hunter está en segundo grado y sigue siendo el niño de siete años peculiar y pícaro que su familia conoce y adora. Disfruta de las clases de tenis y de jugar con el nuevo cachorro que sus padres le trajeron después de la cirugía. Recientemente, ¡Hunter sorprendió a la familia con su interés en tocar la batería! Está tomando clases con un profesor y practica con su hermano mayor, que toca la guitarra. “Después de todo lo que hemos pasado... no puedo creer que estemos donde estamos”, dice Angela.

 

 

“Todos en el Miami Children’s Hospital fueron increíbles.
Querían lo mejor para Hunter”.
-Angela, madre de Hunter