Miami Children's Hospital
Local: 305-666-6511
Toll Free: 800-432-6837
My Kids Patient Portal
Search
Advanced Search

Para Profesionales Médicos
In this section

El Premio Daisy

Ganadores del premio DAISY 2009

     Bookmark and Share

Premio DAISY

Ganadora del premio DAISY de abril de 2009: Clarissa Avalos, ARNP
Nominada por un padre de GWN

Laura Hernandez, ARNP, MSN¡Adoro a esta enfermera porque siempre ha hecho su trabajo SIN quejarse! Clarissa realiza todas sus tareas de forma rápida, correcta, cordial, con detenimiento y profesionalismo. Yo particularmente aprecio a los enfermeros que trabajan como ella; hacen el trabajo bien y sin quejarse. Cuando ingresa a la sala, tiene una actitud espontánea contagiosa que hace que mi mal día sea más lindo. Siempre está sonriendo, enseñando, ayudando; no le molesta recoger pañales, controlar los signos vitales; la veo ayudando a los asistentes médicos, siempre responde a mis preguntas de forma cortés y profesional. Incluso si le hago 100 preguntas, NUNCA se muestra molesta al responder; creo que todos los enfermeros deberían aprender de la forma en que trabaja; es IMPRESIONANTE; se toma en serio el trabajo, pero sabe cómo hacer que los padres se sientan cómodos al mismo tiempo. Se toma molestias para hacerme sentir cómodo. En síntesis, se merece un premio,        la Unidad de Médula Norte 3 posee algunos de los mejores enfermeros y espero que la administración se preocupe por recordarles el gran efecto positivo que pueden tener en una familia; agradezco a todos, y agradezco a Dios su existencia porque CADA DÍA verdaderamente marcan la diferencia.

Gracias Clarissa.
Dios te bendiga :)


Ganadora del premio DAISY de noviembre de 2009  Departamento de Emergencia

Premio DAISYQuiero reconocer la tarea no de una sola persona, sino la del personal del Departamento de Emergencia.  Frente a todas las emociones y el estrés de la sala de espera llena del Departamento de Emergencia, padres que preguntan cuándo verán a su hijo, manteniéndonos al tanto de los pedidos, el personal que ofrece información, hemos podido mantener la calma y ver que todos en el piso trabajan como un equipo, un equipo de emergencia médica, y juntos brindamos la mejor atención que podemos para nuestros pacientes. Independientemente de si los pacientes están gravemente enfermos o necesitan atención que no es de urgencia, el éxito de todo Departamento de Emergencia depende de su capacidad para ofrecer atención de calidad eficiente en lo que generalmente es un ambiente estresante, acelerado, de caos e incertidumbre. Como enfermero de una sala de emergencia, uno se debe dar cuenta de que sólo no se puede manejar nada. Las vidas no se salvan por sí solas, se salvan con manos humanas y muchas mentes trabajando juntas.

Cuando comenzamos nuestros respectivos turnos, parece que no dejamos nuestras vidas personales en los armarios, sino que nos abrazamos todos como una extensión de la familia; no existe yo ni tú, sólo el “MIEMBRO DEL EQUIPO”. Todos tienen una tarea asignada, pero lo que más cuenta, es que cada uno es parte del “EQUIPO”, cada tarea, cada miembro, cuenta con los demás.  Todos cuidan las espaldas de todos, y los más importante, dejan que sus compañeros se luzcan en el habilidoso desempeño de sus respectivas tareas. Todos aportan el mayor esfuerzo porque en lo profundo de sus corazones saben que el equipo depende de ellos, y lo más importante, los pacientes dependen de nosotros.  Cuando el jefe de enfermeros llama a un miembro del equipo, la única respuesta que se escucha es “¡Diga!”, y quédese tranquilo que la tarea se realiza.  Ya les compartí esto antes, “que este equipo puede superar todos los desafíos, hacer frente a cualquier desastre, porque cada miembro tiene una mente analítica, habilidad en sus manos, un corazón para distinguirse y calidad innata”. 

Cuando nuestro turno termina, sabemos que dejamos el piso en buenas manos con el turno de la noche. Como generalmente decimos, “Llegó el autobús”, y siempre parece ser cuando llega el personal del turno de la noche.  Todos tenemos problemas en nuestras vidas, pero el personal no permite que las situaciones personales interfieran con la capacidad de ofrecer atención profesional, experta y compasiva, incluso cuando están resolviendo situaciones personales. Hay días en los que nos queremos ir a casa y llorar después del día que hemos tenido, pero siempre sabemos en el fondo de nuestro subconsciente que en esto estamos todos juntos, y agradezco a los colegas y a los miembros del equipo del Departamento de Emergencia con los que trabajo. No sólo marcamos una diferencia en la vida de nuestros pacientes, sino que también marcamos una diferencia en nuestras vidas.

Nominaciones de Jessica Mashburn, RN
& Lawrence Lacson, RN


Ganadora del premio DAISY de octubre de 2009: Laura Hernandez, ARNP, MSN del Centro de Atención Cardíaca

Laura Hernandez, ARNP, MSNEn esta oportunidad, quisiera nominar a Laura Hernandez, ARNP, MSN por su sorprendente dedicación y compromiso con la profesión de enfermera y los años de servicio en el Miami Children’s Hospital (MCH). Laura ingresó a la organización en 1991 y desde ese momento ha tenidos muchos grandes logros. Ha trabajado como enfermera de planta en varias unidades y luego se incorporó al equipo de Pulmonología como enfermera de práctica avanzada, donde dejó una huella eterna con su dedicación a la práctica clínica del paciente con enfermedades crónicas. Actualmente, se desempeña como educadora clínica conjunta de MCH/FIU. Laura es una persona de vocación social e independientemente del área en la que se desempeñe siempre está a un nivel ejemplar, con el nivel más alto. Laura siempre supera ampliamente las expectativas de sus alumnos, pacientes y colegas. Incluso en tiempos difíciles, siempre tiene una sonrisa y una actitud positiva, ayudando donde sea necesario y, generalmente, haciendo más sin que se lo pidan. El uniforme diario de Laura incluye una sonrisa, una palabra amable y un toque delicado. Laura es muy respetada y tiene muchísima experiencia como enfermera y como profesora innovadora, mentora y pensadora creativa.

La especialidad de Laura es un talento especial con las familias y pacientes con enfermedades crónicas. Desarrolla un vínculo que es único. Además de tener una agenda muy ajustada, ser madre de tres niños, esposa, profesora y enfermera, Laura dedica muchas horas para garantizar que el Campamento VACC (para niños con ventilación asistida) sea un éxito cada año para niños que sufren problemas médicos y vienen de distintos lugares lejanos para disfrutar de un campamento de fin de semana. Trabaja durante todo el año y durante la semana en el campamento para asegurarse de que todos los niños estén médicamente seguros y tengan todas las necesidades especiales satisfechas mientras disfrutan de esta experiencia única en la vida. Trabaja en forma conjunta con Ivette Hidalgo ARNP, coordinadora médica, para asegurarse de que las necesidades médicas de cada paciente se satisfagan. Se involucra mucho con los pacientes y las familias, y se ofrece para dar apoyo médico y orientación. Además de trabajar de forma personalizada con las familias y los pacientes, también ayuda a los estudiantes de enfermería a adquirir la mejor experiencia médica mientras están en el campamento. Muchas familias y proveedores de atención médica nos han expresado su agradecimiento para con Laura. Para nosotros, es un placer nominar a una persona tan comprensiva y generosa que da tanto, sin pedir nada a cambio.

Consideramos que Laura es una enfermera de práctica avanzada extraordinaria, que ha desempeñado muchas funciones y se ha manejado de manera tal que ha superado las expectativas ampliamente. Por este motivo, nominamos a Laura para el premio DAISY.

Por: Rosa Roche, MSN,ARNP-BC
Ivette Hidalgo, MSN, ARNP-BC


Ganadora del premio DAISY de septiembre: Soerrete Joseph, BSN, RN  (PICU)

Laura Hernandez, ARNP, MSNSoerette es conocida como Estelar, por su dedicación a la PICU (Unidad de Cuidados Intensivos Pediátricos) y al cuidado de pacientes. Es un ejemplo perfecto de una enfermera diplomada excelente con un espíritu y habilidades increíbles para tratar a los pacientes. En cierta oportunidad, en la PICU había un niño muy enfermo, ella lo sostuvo en brazos durante los últimos momentos de vida y oró; lloró como si fuera su propio hijo. Es un modelo de enfermera para todos nosotros y sigue brillando en excelencia cada día de trabajo. Muestra sentimientos genuinos y extraordinarias habilidades clínicas. Se enfrentó a una de las situaciones más duras a las que se puede enfrentar una enfermera: sostuvo un niño en sus brazos durante varias horas en sus últimos momentos de vida, porque su familia no podía estar presente. Ha sido solicitada por esta familia por la atención que ofrece a los pacientes. El día previo, se había llevado toda la ropita del bebé a su casa y la había lavado porque quería que el niño tuviera la ropa que la familia le había dejado limpia en sus últimas horas de vida. Los miembros de la familia la adoran, confían en ella y la eligieron para que sea quien sostuviera en brazos a su bebé porque ellos no podían estar allí. Se merece el premio DAISY por su atención compasiva.

Soerette Joseph es un ejemplo total del estilo MCH. Atiende a sus pacientes con sumo cuidado y compasión.  Una vez en la PICU había un niño muy enfermo, ella lo sostuvo en brazos durante los últimos momentos de vida y oró; lloró como si fuera su propio hijo. Es un modelo de enfermera para todos nosotros y sigue brillando en excelencia cada día de trabajo. Muestra sentimientos genuinos y extraordinarias habilidades clínicas.

Nominada por: Monica Hearn, RN


Ganadora del premio DAISY de agosto de 2009: Dania Vazquez, ARNP, MSN de Psiquiatría

Laura Hernandez, ARNP, MSN

Dania Vazquez ejemplifica todo lo que el premio Daisy representa: brinda atención compasiva, un servicio ejemplar y constantemente se exige a ella misma y exige al personal a que se comprometan con la excelencia.  Dania es una defensora constante de los pacientes que atiende y del personal al que enseña.  No hay momento en el que Dania no supere ampliamente lo que se espera de ella.  Independientemente de la tarea que realiza, se brinda por completo y nunca disminuye su nivel de excelencia.  Su ética profesional y profesionalismo son contagiosos y hace que los demás quieran esforzarse por mejorar.  Dania ha sido mi mentora en Psiquiatría y siempre está dispuesta a dar unas palabras de inspiración.  Es una excelente inspiradora, siempre dispuesta a escuchar. Dania no sólo me ha inspirado para ser una mejor enfermera, sino que ha hecho algo más importante aún: me ha inspirado para ser mejor persona.  Me ha enseñado que como líder, lo más importante es dar el ejemplo con la vida misma, lo que demuestra tan elocuentemente a diario.  Actualmente, Dania está en el comité de Daisy y adora rendir homenaje a otras enfermeras por su excelente servicio.  Creo que es hora de que le devolvamos el favor y rindamos homenaje a todo lo que desinteresadamente hace por nosotros y por el hospital.  La pregunta que debemos hacernos no es por qué Dania se merece el premio Daisy, sino por qué ha pasado tanto tiempo para que lo reciba.


Ganadora del premio DAISY de julio de 2009: Cindy Pelley-Johnson del Centro de Atención Cardíaca

Me gustaría nominar a Cindy Pelley-Johnson del Centro de Atención Cardíaca para el premio Daisy. Hay muchísimos ejemplos que podría dar para describir qué es lo que la hace tan especial; es la coherencia de sus actos en todo este tiempo lo que me maravilla. Cindy cuenta con una certificación en enfermería de cuidados críticos desde hace ya varios años, mucho antes de que se la "alentara" y premiara. Cindy llega al trabajo con energía positiva y una actitud optimista. Los pacientes son siempre su prioridad; aun cuando está tomando un descanso o se encuentra fuera de la habitación de su paciente, es posible verla sentada cerca de modo tal de poder estar atenta a cualquier necesidad que se presente. Cindy se destaca en su capacidad clínica y su criterio es impecable.  En su calidad de "enfermera de cuidados postoperatorios" de la unidad, ella cuenta con el respeto del personal de enfermería, el equipo médico y los cirujanos. Los Drs. Burke y Hannan siempre sienten alivio cuando ven a Cindy al lado de la cama del paciente.

Cindy básicamente orienta a cada enfermera diplomada asignada a la UCIC; todas pasan dos semanas trabajando en el área de cuidados postoperatorios con ella, y nunca se ha escuchado una sola queja de su parte. Cindy es defensora de pacientes,  educadora, tutora, especialista en recursos clínicos y una profesional dedicada. Cuida y educa a las familias de sus pacientes con entusiasmo, y todos la respetan y aman.  Cindy es una verdadera líder en la unidad y establece niveles de estándares de enfermería excepcionalmente altos para el resto del personal. Debido a su compromiso con los pacientes y sus familias a través de los años, considero que Cindy representa todo lo que el premio Daisy simboliza y es una digna candidata para este honor.


Ganadora del premio DAISY de junio de 2009: Margot Sarratea, enfermera diplomada (radiología)

Me gustaría nominar a Margot Sarratea para el premio Daisy, aunque creo que debería haberlo recibido hace ya varios meses. Margot ha superado con creces el cumplimiento del deber de forma permanente en el departamento de IRM. Cuida a los niños con amor y afecto como si fueran sus propios hijos. Margot se desempeña como enfermera en la sala de recuperación pero eso no limita su capacidad ni su predisposición para ayudar en el área de recuperación de fase 2 y, en repetidas ocasiones, se ha quedado después de finalizado su turno para ayudar a sus compañeros de trabajo a atender a los pacientes en las áreas de IRM preoperatoria y postoperatoria.

Margot ha ayudado afanosamente a reunir fondos para la semana de la enfermera donando incontables horas para ayudar con la venta de tortas y la preparación de golosinas. También ha aportado dinero para la compra de golosinas y productos horneados junto con donaciones para las decoraciones con el fin de que el carro de reparto luzca atractivo.

Su participación fue fundamental para la decoración del departamento de IRM durante las festividades de Navidad, además donó nuevamente infinidad de horas y dinero. Permaneció después de finalizado su turno y, en algunas ocasiones, hasta la medianoche para completar las tareas. "El expreso polar" fue el tema que el departamento de IRM había elegido y fue realmente un desafío transformar el área para pacientes externos en el "expreso polar". Margot tiene la capacidad innata para reunir a las personas y alentarlas a que se sumen a lo que sea que haya que hacer para lograr finalizar una determinada tarea. Además, es extremadamente creativa. Todavía no salgo de mi asombro por la forma en que logró que todo saliera bien.

El mundo maravilloso de invierno tomó vida e incluyó la locomotora, las vías del tren, los carros de pasajeros, los boletos, el chocolate caliente y, como broche de oro, Papá Noel con su bolsa de regalos y una campana para cada niño. Esta escena tuvo un impacto tal para las familias y los niños que visitaron la unidad que una mamá en particular que había pasado un año especialmente difícil comenzó a llorar expresando que el hecho de que esta fábula navideña haya cobrado vida le hacía pensar que tal vez los sueños de Navidad pueden hacerse realidad.

Margot se entrega de forma incondicional. Es compasiva y afectuosa, y su espíritu es la esencia de lo que la práctica de la enfermería debe ser.

Margot Sarratea es una persona excepcional. Tiene el corazón más grande que la mayoría de las persona. Tiene un temple increíble. Llega al trabajo cada día con una sonrisa en el rostro a pesar de lo que pueda estar sucediendo en su vida cotidiana. Siempre está dispuesta a dar una mano cuando alguien lo necesita. En lo que respecta al cuidado de los pacientes, ella supera todas las expectativas. Un gran ejemplo de ello es nuestro concurso de decoración navideña. Durante dos años seguidos, gracias al gran espíritu y la ayuda de Margot, logramos que este departamento obtuviera el primer lugar. Llegar a tantos corazones brindó mucha alegría a nuestros pacientes y logró emocionar a los padres e incluso a nuestro personal.  Créanme cuando les digo que lo que hizo feliz a Margot no fue ganar el concurso, sino ver a nuestros pacientes saltando de alegría después de recibir la mala noticia de que debían pasar las festividades navideñas en el hospital y no en su hogar. Ella dona no solo una gran cantidad de tiempo, ya que se queda incluso hasta después de la medianoche para finalizar el trabajo, sino que también aporta dinero para ayudar con los costos de la decoración. Además, forma parte del comité de enfermería. Donó golosinas para ayudar a reunir dinero para nuestra colecta del Día de San Valentín. También colaboró aportando productos horneados para ayudar con las ventas de tortas. No lo pensaría dos veces al momento de nominar a Margot para el premio Daisy. Realmente se lo merece y tengo el inmenso placer de poder trabajar con ella.


Ganadora del premio DAISY de mayo de 2009: Shannon Hutcherson, enfermera diplomada (UCIC)

Me gustaría nominar a Shannon Hutcherson de la UCIC para el premio DAISY. Shannon es una enfermera experimentada y una persona amable y compasiva. Llegó a la UCIC en 2007 con muchos años de experiencia como enfermera diplomada a su favor y ha resultado ser una gran incorporación en nuestro equipo. Es una experta en vías intravenosas, y nunca duda en intentar encontrar el acceso venoso en cualquiera de nuestros pacientes, incluidos aquellos internados en la 2NE, aun cuando no está a cargo de su cuidado ese día y tiene su propio ajetreo diario. En varias oportunidades, Shannon se quedó después de finalizado su turno para intentar obtener el acceso intravenoso en  un bebé que tenía asignados varios medicamentos por goteo cuando la enfermera especialista en acceso intravenoso estaba ocupada y no podía acudir al llamado. Su experiencia anterior en la sala de emergencia le ha permitido adquirir muchos conocimientos sobre enfermedades y afecciones además de solo problemas cardíacos, y siempre está dispuesta a compartir su extenso conocimiento  con el resto del personal. Es una persona amigable y siempre tiene una sonrisa  o una palabra amable o de aliento para todos. Trabajó muchas veces en horarios nocturnos  durante el curso de su empleo aquí y al compartir actividades con ella  es fácil darse cuenta de que sabe trabajar en equipo y siempre está dispuesta a ayudar a otros. Sin embargo, no son solo sus grandes habilidades clínicas y su comportamiento amigable lo que contribuye a su excelencia como enfermera, sino sus experiencias personales. Shannon tenía un hijo que fue paciente en nuestra UCIC hace ya varios años que murió en otro hospital mientras esperaba un trasplante de corazón. Esta experiencia le da la posibilidad de conectarse con los pacientes y sus familias a un nivel completamente diferente, y le permite comprender por lo que están pasando porque ella ya lo experimentó antes. Hace poco tiempo, tuvimos un paciente en la unidad que fue sometido a evaluación para trasplante. Shannon pudo ser muy honesta con su madre sobre el proceso y comprendió muy bien sus necesidades mientras afrontaba esta dura experiencia. Ella también coordina muy bien con el equipo médico las cosas que el hospital especializado en trasplantes solicitará (por ejemplo, consultas, análisis de laboratorio, pruebas, etc.), cosas que de otro modo podrían pasarse por alto. Además de las experiencias fundamentadas, Shannon también es madre de mellizos que nacieron de forma prematura y tienen numerosas necesidades médicas. Por consiguiente, ella es excepcional para cuidar de más de un paciente crónico y defiende sus derechos y los de sus familias en todas las áreas. Es un verdadero placer trabajar con Shannon y una verdadera bendición que forme parte del Centro de Atención Cardíaca. Espero que continúe trabajando con nuestro equipo por muchos años más. Gracias, Shannon, por toda la dedicación brindada a nuestra unidad, como así también a todas las enfermeras que forman parte de tu equipo.

También tuvimos un paciente en la UCIC el verano pasado cuya familia había llegado desde las islas. El bebé estaba muy enfermo y necesitaba cirugía, además presentaba muchas otras complicaciones. La mamá del bebé se alojaba en Devonshire pero no contaba con ningún otro tipo de apoyo familiar en los Estados Unidos, ni ningún medio de transporte que no fueran taxis o autobuses. Una noche después del trabajo y antes de ir a casa para reunirse con su familia, Shannon se hizo el tiempo para llevar a esta madre a la tienda de comestibles para que pudiera comprar alimentos y otros insumos que necesitaba para su estadía. Considero que este acto de altruismo también merece un reconocimiento.


Ganadora del premio DAISY de abril de 2009:  Laura Traini-Mongelli, enfermera diplomada, UCIN

Durante un período breve en el que tuvimos varias pérdidas en la unidad y al comprender lo difícil que es el proceso del duelo para una madre que ha perdido a un hijo, Laura expresó el deseo de otorgarles a las madres de la UCIN la “caja de recuerdos de los niños pequeños” en la que pudieran guardar los objetos preciados de sus bebés. Pare reunir los fondos, ella aportó muchas horas de su tiempo personal para la "elaboración de las golosinas de las festividades". Obtuvo pedidos para entregar golosinas en los campus de South Dade, Blue Lagoon y MCH y, además, con otros aportes, trajo una cámara para que el personal pudiera tomar fotografías de momentos especiales de padres con su bebé en brazos. También se ocupó de enviar fotografías a sus familias, con el consentimiento de los padres, cuando estaban fuera de la cuidad y no contaban con los recursos para viajar a ver al bebé durante la hospitalización. Los esfuerzos de Laura sirvieron para adquirir la caja de recuerdos a fin de ayudar a las familias a perpetuar el recuerdo de sus bebés.

Nominada por: Mirtha González, directora de la UCIN


Ganadora del premio de marzo de 2009 - Jeanie Buckley, enfermera diplomada – 3Northeast


Jeannie Buckley, enfermera diplomadaJeannie Buckley vive con pasión la vida de enfermera. Cuida de cada uno de sus pacientes como si fueran sus propios hijos y aborda cada necesidad del niño y su familia. Recientemente asumió la responsabilidad de ocuparse del cuidado de un niño con un cuadro clínico complejo, lo que no es inusual. Sin embargo, este niño requería complejos conocimientos que no forman parte de los procedimientos estándar de atención que proporciona su unidad. Jeannie se encargó de aprender lo necesario y se convirtió en la "súper usuaria". Acudía a la unidad fuera de su horario laboral para obtener capacitación adicional y brindar la atención necesaria, y en sus días libres, se ocupaba de capacitar a las enfermeras que no habían atendido anteriormente al paciente, persiguiéndolas todo el día como si fuera su sombra hasta que convertirlas en expertas. En lo único que pensaba era en las necesidades del niño.

Ella verdaderamente mira a cada niño de manera integral y evalúa qué otras necesidades, además de la atención médica, deben cubrirse. Acude a la unidad en los días en que no trabaja para decorar la sala y, en sus ratos libres, hace almohadas especiales para cada niño de la unidad con su propio dinero.


Ganadoras de febrero de 2009 - Yarelis Alicea, enfermera diplomada, Tania A. Martínez, enfermera diplomada y Zonia M. Comas, enfermera diplomada; Departamento de Emergencia, Sala de Trauma

Yarelis Alicea, enfermera diplomada, Tania A. Martínez, enfermera diplomada y Zonia M. Comas, enfermera diplomadaDurante un caso de trauma reciente, las enfermeras, los técnicos, los guardias de seguridad e incluso el encargado trabajaron juntos como equipo. Lo que más me llamó la atención fue escuchar a la madre repetir sin cesar “¡qué buen equipo de trabajo!, ¡qué buen equipo! ¡Sé que están haciendo todo lo posible!” La mamá del niño percibió el esfuerzo hecho por cada persona, y aunque su hijo estaba en peligro, demostró estar muy agradecida. Si bien en algunas ocasiones, como cuidadores, debemos enfrentar momentos difíciles y nuestro trabajo suele presentar muchos desafíos, ese día, así como muchos otros días, vi a todos los integrantes del personal trabajando juntos como un gran equipo.  Vi personas que intentaban salvar a un niño.  Vi personas que trabajaban más duro que nunca, gente llorando, y que se sentía identificada con esta mamá que lloraba desesperadamente por su hijo.

Nos sentimos tan conmovidos por esta tragedia que el personal de la sala de emergencia organizó una colecta para colaborar con el pago de los servicios funerarios. Me gustaría agradecer a Zonia y Tania por iniciar esta colecta durante el turno nocturno. En total, se recolectó la suma de $426 dólares. Entregué este dinero a la madre ayer durante el funeral. Ella se detuvo para mirarme y se paró junto a mí frente al ataúd de su hijo. Pidió a todas las personas presentes que prestaran atención y frente a todas ellas me agradeció a mí y al Miami Children's Hospital por haber intentado salvar a su hijo. Estaba sumamente agradecida. Repitió una y otra vez lo bien que nos desempeñamos y el excelente trabajo de equipo que vio. Luego, algunas personas aplaudieron. Muchas personas se acercaron para darme las gracias. Me hubiera gustado que todos hubiéramos podido estar allí en ese momento, porque no fue solo un esfuerzo mío sino el de muchas personas que trabajaron en conjunto. Finalmente me dijo que iría a la sala de emergencia para agradecer personalmente a todos los que habían estado presentes ese día. También expresó lo feliz que se sentía por mi presencia allí en representación de la sala de emergencia. Ni siquiera miró dentro del sobre lleno de dinero. Lo único que le importó en ese momento fue que NOSOTROS NOS OCUPAMOS de ella y de su hijo.

A veces es necesario que ocurra una tragedia para que nos percatemos de lo afortunados que somos por estar sanos y porque nuestros hijos estén a salvo. También hace que nos demos cuenta del verdadero significado de la práctica de la enfermería.  No importa si ocurren cambios relacionados con la seguridad de los niños. Lo que realmente importa es que trabajamos con un gran equipo.

Me gustaría agradecer a todos los que estuvieron presentes ese día.  No solo a los que estuvieron en contacto directo con este paciente, sino a todas las personas de la sala de emergencia por su trabajo en conjunto y porque no se olvidaron de ninguno de los otros pacientes internados en la sala ese día. También quisiera agradecer a todos los que donaron dinero, porque si bien no fue suficiente para pagar el funeral completo, sirvió para ayudar a esta mamá.

 Muchas gracias.

Yarelis Alicea, RN, CPN, CPEN


Ganador del premio de enero de 2009 - Abel Guerrero, enfermero diplomado, Departamento de Emergencia

 

Abel Guerrero, enfermero diplomado, Departamento de EmergenciaAbel Guerrero demuestra a diario su compromiso con la atención centrada en el paciente. Independientemente de si está a cargo de la unidad, trabajando como enfermero de planta, capacitando a un futuro integrante del personal de enfermería o participando en cualquiera de los innumerables proyectos de los que forma parte, siempre se desempeña al 100% de su capacidad. Abel siempre está buscando maneras para implementar mejoras en el Departamento de Emergencia y está particularmente interesado en encontrar nuevas estrategias para que el hospital se relacione mejor con su clientela. Abel forma parte del Comité de Atención Centrada en el Paciente del Departamento de Emergencia, del Comité de Motivación y Retención, y preside el Comité de Autoplanificación del departamento.

Abel llega al trabajo con determinación, tiene un gran sentido del humor y siempre pone como prioridad lo que considera que es mejor para el paciente. No puedo recordar cuándo fue la última vez que Abel faltó al trabajo y hasta me animo a decir que no ha faltado ni una sola vez en más de cinco años. Abel comenzó a trabajar en el MCH como técnico médico de emergencia y actualmente se desempeña como enfermero diplomado de nivel III. Las habilidades de Abel como enfermero mejoraron drásticamente durante los últimos años y se ha convertido en un experto; siempre está intentando aprender algo nuevo y ama los desafíos.

Abel muestra empatía no solo con los pacientes sino también con las familias y los cuidadores relacionados con el paciente. Abel es la personificación del defensor de familia ideal, y si surgen conflictos entre la familia y el personal médico, él es el mejor mediador. Siempre está en busca de nuevas oportunidades de crecimiento profesional y no me llamaría la atención verlo ocupando un puesto administrativo en el futuro cercano.

Por estas y muchas otras razones, creo que Abel Guerrero se merece el premio Daisy e, independientemente de quién lo reciba, tanto yo como el Departamento de Emergencia siempre consideraremos que Abel es un extraordinario enfermero.