Miami Children's Hospital
Local: 305-666-6511
Toll Free: 800-432-6837
My Kids Patient Portal
Search
Advanced Search

Servicios Médicos
In this section

Radiología

PET (tomografía por emisión de positrones)

     Bookmark and Share

El Departamento de Radiología adquirió un nuevo escáner para tomografías por emisión de positrones y tomografías computadas. Esta tecnología de avanzada analiza la función celular anormal, y cuando se utiliza junto con la tomografía computada, suministra información funcional fundamental como también la ubicación, la forma y el tamaño exactos de la lesión.  Se trata de una importante herramienta nueva que ofrece diagnósticos más precisos para trastornos de la salud frecuentes, como la epilepsia y los cánceres de la infancia.

 

La importancia del diagnóstico que suministra la tomografía por emisión de positrones radica en la imagen no invasiva del metabolismo celular que ésta brinda, incluso antes de que pueda apreciarse un cambio anatómico. La tomografía por emisión de positrones permite realizar imágenes de la bioquímica del cuerpo mediante el metabolismo de la glucosa, que puede estar presente en cantidades más grandes que las normales ante la ocurrencia de un crecimiento activo, como en el caso de los tumores.

 

La mayoría de las tomografías por emisión de positrones comienzan con una inyección de un radiofármaco basado en glucosa (F 18-FDG), que puede viajar a través del cuerpo.  De esta manera, las tomografías por emisión de positrones y las tomografías computadas generan imágenes digitales de los órganos estudiados.  Ante la presencia de una condición anormal, la señal será más fuerte, dado que el FDG se concentra donde la tasa de utilización de la glucosa es mayor. Los tumores utilizan más glucosa que los tejidos normales, por lo tanto brillarán. En los pacientes con epilepsia, la parte epileptogénica del cerebro utiliza menos glucosa porque está muerta y posiblemente esté anormalmente oscura. En consecuencia, es extremadamente importante que los pacientes acudan al estudio con niveles de azúcar normales, para que los radiólogos puedan apreciar las diferencias entre los niveles de azúcar normales y anormales. La noche anterior a la prueba, se debe interrumpir la ingesta de azúcar; esto incluye los productos de hidratación básicos, como Pedialyte o Gatorade, y, por supuesto, la supresión del postre después de cenar. Los pacientes no deben comer nada después de la medianoche.  Para conocer las instrucciones detalladas según la edad, comuníquese con el Departamento de Programación de Radiología al (305) 669 6437.

 

El día anterior a una tomografía por emisión de positrones o una tomografía computada, los pacientes también deben evitar realizar actividad física enérgica y consumir café, ya que estos dos factores pueden cambiar la composición metabólica del cuerpo. Deben usar ropa cómoda y de abrigo, puesto que el frío puede enviar azúcar a los músculos temblorosos en lugar de al órgano objetivo.  El estudio es complejo y prolongado, por lo que requiere la sedación de los niños más pequeños que posiblemente no puedan quedarse quietos durante la prueba.  La permanencia dentro del escáner generalmente oscila entre 30 minutos y una hora, e incluido el tiempo de preparación para el estudio, el paciente debe contar con que pasará varias horas en el departamento. Cuando solicita un turno para un estudio, el departamento le explicará los otros preparativos necesarios para realizar esta prueba exigente.

 

El diagnóstico por imagen que ofrece la tomografía por emisión de positrones o la tomografía computada permite diferenciar entre una enfermedad benigna y una enfermedad maligna.    Esta técnica es una ventana a la función del cuerpo y puede ayudar a los médicos y a los padres a tomar decisiones informadas más rápidas y precisas en cuanto al pronóstico y el tratamiento.