Miami Children's Hospital
Local: 305-666-6511
Toll Free: 800-432-6837
My Kids Patient Portal
Search
Advanced Search

Servicios Médicos
In this section

Promoción y educación de la salud

Sugerencias para familias sobre cómo sobrevivir a un desastre natural

     Bookmark and Share

Esté preparado y conserve la calma. Sea cuidadoso.

 

Los huracanes se consideran desastres naturales. Para proteger a su familia, es fundamental que se prepare informándose sobre los preparativos previos y los esfuerzos de recuperación posteriores a un huracán. La información a continuación lo ayudará a usted y a su familia a superar las realidades de una emergencia como ésta.

 

Calidad del agua

Los huracanes, en especial si están acompañados por un aumento de la marea o una inundación, pueden contaminar el suministro público de agua. Beber agua contaminada puede causar enfermedades. No puede asumir que el agua en un área afectada por un huracán es segura para beber.

 

Es posible que las plantas purificadoras de agua no estén funcionando en el área azotada por un huracán; incluso si lo están, los daños ocasionados por la tormenta y las inundaciones pueden contaminar las vías de agua. Esté atento a los anuncios públicos sobre la seguridad del suministro municipal de agua.

 

Agua para beber y cocinar

El agua embotellada, hervida o tratada es segura para beber. El departamento de salud estatal o local puede emitir recomendaciones específicas para hervir o tratar el agua para beber en su área.

A continuación se presentan algunas reglas generales sobre el agua para beber y cocinar. RECUERDE:

  • No use agua contaminada para lavar los platos, lavarse los dientes, lavar y preparar alimentos o hacer hielo.
  • Si consume agua embotellada, debe saber de dónde proviene. De lo contrario, el agua se debe hervir o tratar antes de consumirla. Beba únicamente agua embotellada, hervida o tratada hasta que se analice el suministro de agua y se determine que es seguro.
  • Hervir el agua elimina las bacterias y los parásitos dañinos. Hervir el agua a fuego fuerte durante un minuto elimina a la mayoría de los organismos.
  • El agua puede tratarse con cloro o con pastillas de yodo, o mezclando seis gotas (1/8 cucharadita) de blanqueador común con cloro y sin perfume (5,25 por ciento de hipoclorito de sodio) por cada galón (4 litros aproximadamente) de agua. Mezcle bien la solución y deje reposar durante aproximadamente treinta minutos. Este tratamiento no eliminará los organismos parasitarios.
  • Antes de volver a usar los envases de agua, se los debe enjuagar con una solución de blanqueador. Use los tanques de almacenamiento de agua y otros tipos de contenedores con cuidado. Por ejemplo, los tanques de almacenamiento de agua de las autobombas, al igual que las latas o botellas usadas con anterioridad pueden estar contaminados con microbios o productos químicos. No confíe en dispositivos para descontaminar el agua cuya eficacia no esté comprobada.

 

 

Lavado de manos en situaciones de emergencia

Luego de una emergencia, puede ser difícil encontrar agua potable. Sin embargo, es importante lavarse las manos para evitar enfermedades. Es preferible lavarse las manos con agua y jabón, pero cuando no hay agua disponible, puede usar productos a base de alcohol fabricados para la desinfección de manos.

Sanidad e higiene

 

Es fundamental que recuerde realizar las prácticas básicas de higiene durante el período de emergencia.

Lávese siempre las manos con agua que haya sido hervida o desinfectada y jabón:

  • antes de preparar alimentos o comer
  • después de usar el baño
  • después de participar en actividades de limpieza; y
  • después de manipular artículos contaminados con agua de inundación o aguas residuales.

 

 

Si además del huracán se producen inundaciones, las aguas pueden contener materia fecal proveniente de los sistemas cloacales desbordados y residuos agrícolas e industriales. Sin embargo, el contacto de la piel con el agua de inundación no representa, en sí, un riesgo grave para la salud.

 

RECUERDE

  • Ingerir cualquier alimento o bebida contaminada con agua de inundación sí representa un riesgo de enfermedad.
  • Si tiene heridas o llagas sin cicatrizar que estarán expuestas al agua de inundación, manténgalas lo más limpias posible lavándolas con agua y jabón y aplicando una pomada antibiótica para evitar infecciones.
  • Si una herida presenta enrojecimiento, hinchazón o secreción, busque atención médica de inmediato.
  • No permita que los niños jueguen en áreas inundadas.
  • Lave las manos de los niños con frecuencia (siempre antes de las comidas), y no permita que los niños jueguen con juguetes contaminados con agua de inundación que no hayan sido desinfectados. Puede desinfectar los juguetes con una solución de una taza de blanqueador en cinco galones (19 litros) de agua.

 

 

Cómo almacenar alimentos de manera segura

Su refrigerador mantendrá los alimentos frescos durante aproximadamente cuatro horas sin energía eléctrica si no se abre. Si la energía eléctrica estará cortada por más de cuatro horas, coloque un bloque de hielo seco en la heladera.

Por lo general, los alimentos descongelados se pueden ingerir si todavía están frescos, o se los puede volver a congelar si todavía contienen cristales de hielo. Deseche todos los alimentos que hayan estado a una temperatura mayor a 4 ºC (40 ºF) durante dos horas o más y los alimentos que tengan olor, color o textura extraños.

Mientras la energía eléctrica esté cortada, mantenga las puertas del refrigerador y el congelador cerradas tanto como sea posible, para mantener los alimentos frescos durante el mayor tiempo posible.

 

Si la energía eléctrica está cortada durante más de cuatro horas, siga las pautas a continuación:

  • De ser posible, use hielo seco. Veinticinco libras (11 kg) de hielo seco mantendrán un congelador de diez metros cúbicos (28 litros) debajo del límite de congelación por 3 a 4 días. Tenga cuidado cuando manipule hielo seco y use guantes secos para trabajos pesados a fin de evitar lesiones.
  • Para la sección del congelador: Un congelador lleno hasta la mitad de su capacidad mantendrá los alimentos frescos de manera segura por un máximo de 24 horas. Un congelador lleno en toda su capacidad mantendrá los alimentos frescos de manera segura por 48 horas. Si puede evitarlo, no abra la puerta del congelador.
  • Para la sección refrigerada: Coloque la leche y demás productos lácteos, la carne, el pescado, los huevos, la salsa de carne y las sobras de alimentos que puedan echarse a perder rodeados de hielo en una conservadora. Deseche estos alimentos si están a temperaturas mayores de 4 ºC (40 ºF) durante más de 2 horas.
  • Use un termómetro digital de respuesta rápida para verificar la temperatura de los alimentos inmediatamente antes de cocinarlos o ingerirlos.

 

Cómo evitar lesiones luego de un huracán

Cuando el viento disminuye y las aguas retroceden, las personas en áreas afectadas por un huracán deben enfrentar todavía una gran cantidad de riesgos relacionados con las actividades de limpieza. La mayoría de las lesiones que suceden durante un huracán son cortes ocasionados por vidrios u otros desechos lanzados por el aire. Otras lesiones incluyen heridas por punción, ocasionadas por metales, vidrios o clavos expuestos, y fracturas óseas.

 

Cumpla con las siguientes precauciones:

  • Manténgase alejado de las áreas con desechos.
  • Esté atento a los cables eléctricos en el suelo.
  • Mantenga la calma. La mayoría de las lesiones ocurren durante los momentos de pánico.
  • No camine por áreas inundadas ni permita que los niños jueguen en ellas.
  • Intente permanecer en el interior de la vivienda hasta que las áreas afectadas se limpien.



Cómo administrar primeros auxilios en caso de lesiones

  • Los primeros auxilios son de extrema importancia en los casos de exposición a aguas potencialmente contaminadas con residuos humanos, animales o tóxicos.
  • Limpie de inmediato todas las heridas y los cortes sin cicatrizar con agua limpia y jabón.
  • Si hay sangrado, aplique presión sobre la herida con un paño limpio durante cinco minutos.
  • Aplique una pomada antibiótica para evitar infecciones.
  • Cubra con una curita o gasa.
  • Si una herida presenta enrojecimiento, hinchazón o secreción, busque atención médica de inmediato.
  • Si está lesionado, póngase en contacto con un médico para determinar el tipo de tratamiento necesario y, si así se lo indica, recibir una vacuna contra el tétano.

 

 

Prevención de lesiones osteomusculares

  • Se debe prestar especial atención para evitar lesiones de espalda relacionadas con el levantamiento y la manipulación manual de desechos y materiales de construcción.
  • Se recomienda flexionar las rodillas cuando se levantan objetos pesados del suelo.
  • Trabaje en equipos de dos o más personas para mover objetos voluminosos.
  • Evite levantar cualquier material que pese más de 50 libras (23 kg).

 


Esté atento a las inestabilidades estructurales

  • No asuma nunca que el suelo o las estructuras dañadas por el agua son estables. Los edificios que hayan quedado sumergidos o hayan resistido las corrientes de agua durante una inundación pueden haber sufrido daños estructurales y pueden ser peligrosos.
  • No trabaje en un edificio dañado por una inundación ni en sus cercanías hasta que un ingeniero o arquitecto profesional registrado lo haya examinado y haya certificado que es seguro para trabajar.
  • Asuma que todas las escaleras, los pisos y los techos son inseguros hasta que sean inspeccionados.
  • Si observa movimientos o escucha ruidos inusuales que podrían indicar un posible colapso, salga del edificio de inmediato.

 

Use equipo de protección

  • Para la mayoría de los trabajos en zonas inundadas, use un casco duro, gafas de seguridad, guantes para trabajos pesados y botas para agua con punta y plantilla de acero (no sólo el cambrillón de acero).
  • Use tapones para los oídos o auriculares protectores para reducir el riesgo de sufrir lesiones por el ruido de los equipos. Los equipos como motosierras, excavadoras y secadoras pueden producir zumbido en los oídos y causar lesiones auditivas.

 

Esté atento a los peligros eléctricos

  • Si hay, o hubo en algún momento, agua cerca de circuitos y equipos eléctricos, apague la energía desde el disyuntor o fusible principal en el tablero de control. No vuelva a encender la energía eléctrica hasta que el equipo eléctrico haya sido inspeccionado por un electricista cualificado.
  • No ingrese nunca en áreas inundadas o toque equipos eléctricos si el suelo está mojado, a menos que esté seguro de que el suministro eléctrico está cortado. NUNCA manipule una línea de alta tensión que se encuentre caída.
  • Si usa un generador a gasolina o diésel para suministrar energía eléctrica a un edificio, coloque el disyuntor o fusible principal en el panel de servicio en la posición de "apagado" antes de encender el generador.
  • Si deben realizarse tareas de limpieza u otros trabajos cerca de una línea de tensión que se encuentra caída, póngase en contacto con la compañía de energía para desenergizar y poner a tierra o blindar las líneas de tensión. Se debe tener cuidado extremo cuando se trasladen redes sumadoras y demás equipos cerca de líneas elevadas, a fin de evitar el contacto involuntario con el agua.