Miami Children's Hospital
Local: 305-666-6511
Toll Free: 800-432-6837
My Kids Patient Portal
Search
Advanced Search

Servicios Médicos
In this section

Relatos de los pacientes con final feliz

Shannon

     Bookmark and Share

 

En el séptimo mes de embarazo, la ecografía de Jacki Walsh, residente de Boca Raton, de Florida arrojó un resultado inusual: el médico no pudo ver el estómago de la niña por nacer.

 

“Mi esposo, John, y yo intentamos no preocuparnos demasiado, dado que no había nada que pudiéramos hacer hasta que la bebé naciera”, explica Jacki. “Sin embargo, la posibilidad de un problema estuvo siempre presente en el fondo de nuestras mentes”.

 

La razón de su preocupación se convirtió en un doloroso hecho cuando Shannon Walsh nació mediante cesárea el 3 de noviembre de 2003,con 2,55 kg. Tras ser diagnosticada con atresia

esofágica, fue transportada por vía aérea al Miami Children’s Hospital a horas de nacida. Allí, un procedimiento jamás usado en el sur de Florida salvó la vida de Shannon.

 

Una situación potencialmente mortal

La atresia esofágica es un trastorno en el que el esófago (el tubo que conecta la boca con el estómago) es demasiado corto, lo que impide que los lactantes puedan tragar el alimento y deriva en resultados devastadores, que van de una neumonía al atragantamiento, e incluso la muerte. La discontinuidad

en el esófago de Shannon se extendía desde la parte inferior del cuello hasta el diafragma. Era esencial tratarla de inmediato para brindarle la mejor oportunidad de llevar una vida saludable.

 

“Vi a Shannon tan sólo unos minutos antes de que se la llevaran en helicóptero”, explica Jacki. “Cuando me enteré de que estaba a una hora de distancia, mi reacción inmediata fue quererla a mi lado, pero estaré por siempre agradecida de que la hayan trasladado al Miami Children’s Hospital.”

 

Preparación para la sanación de Shannon

Al llegar al hospital, John se reunió con Cathy Anne Burnweit, MD, FACS, FAAP, cirujana pediátrica de la plana del Miami Children’s Hospital, para hablar sobre una nueva opción para reparar el  esófago de Shannon. Mientras que la reparación tradicional de la atresia esofágica involucra varios meses de una conexión lenta del esófago, un nuevo método sólo requería días para conectarlo y permitir a Shannon alimentarse sin una sonda de alimentación.

 

En el procedimiento, cuatro puntos largos se sujetan en cada extremo del esófago y se extraen fuera del cuerpo. Durante algunos días, se jala de los puntos para extender el esófago.

Una vez que se alcanza la longitud deseada, se cosen los extremos del esófago.

 

“Había estudiado el procedimiento y estuve en contacto con la persona que lo desarrolló, el Dr. John Foker. A pesar de que nunca antes había realizado la cirugía, estaba segura de que podría ayudar a la pequeña Shannon”, explica la Dra. Burnweit. “Este procedimiento la benefició enormemente”.

 

Un regalo especial en Navidad

Después de pasar los dos primeros meses de vida en Miami Children’s Hospital, Shannon regresó a su hogar el 23 de diciembre del año pasado. Ahora es una niña normal y completamente saludable cuyo único rastro de sus dramáticos primeros días de vida son dos pequeñas cicatrices quirúrgicas debajo del brazo derecho.

 

“Nada de esto podría haber sido posible sin la Dra. Burnweit y el increíble personal del Miami Children’s Hospital”, afirma Jacki. “Fueron más que profesionales médicos; fueron trabajadores sociales, amigos y familia. Jamás podré agradecerles lo suficiente”.