Miami Children's Hospital
Local: 305-666-6511
Toll Free: 800-432-6837
My Kids Patient Portal
Search
Advanced Search

Servicios Médicos
In this section

Recursos Adicionales - Artículos Escritos por Nuestros Médicos

Ayudando a su Adolescente a que Conduzca con Seguridad

     Bookmark and Share

Según la asociación de automóviles Americana American Automobile Association (AAA), los adolescentes representan solamente un 7 por ciento de la población que conduce automóviles, pero sin embargo, los adolescentes están involucrados en un 14 por ciento de los accidentes de tráfico fatales. Los accidentes en vehículos motores son la primera causa de muerte entre las personas con edades comprendidas entre los 15 y 19 años. Existen dos razones importantes por las que los adolescentes tienen un riesgo más alto de tener un accidente automovilístico: falta de experiencia y tendencia a correr más riesgos mientras conducen. Los adolescentes tienden a conducir más rápido y son menos capaces de controlar un vehículo que las personas que han tenido más experiencia conduciendo. Los adolescentes también tienden a conducir más durante la noche, lo que puede hacer que conducir sea más difícil. Además, los adolescentes pueden ser más fácilmente influenciados por sus compañeros a la hora de tomar decisiones cuando conducen. Esto puede traer como consecuencia conducir a alta velocidad o bajo la influencia de drogas o alcohol, o no utilizar el cinturón de seguridad.

Para la mayoría de los adolescentes, obtener su licencia de conducir es uno de los momentos más esperados de su etapa como adolescente. Para los padres, es uno de los momentos más temidos ya que se preocupan por la seguridad de sus hijos(as) frente al volante. Los padres pueden ayudar durante este proceso asegurándose que su hijo(a) adolescente aprenda a conducir correctamente y a tomar las decisiones acertadas mientras conduce. Los padres también pueden ayudar a sus hijos a ganar experiencia y a tener el buen juicio que necesitan para ser conductores responsables y seguros. Pero ¿Cómo se lleva a cabo esta ayuda y qué necesitan saber los padres para asegurarse de que sus hijos estarán seguros en las carreteras.

Una vez que los adolescentes obtienen su permiso de aprendiz (en Inglés, learner's permit), el cual se obtiene alrededor de los 16 años, ellos(as) pueden comenzar a conducir bajo la supervisión de un adulto. La mayoría de las escuelas ofrecen clases de conducir -la manera como la mayoría de los adolescentes adquieren experiencia conduciendo bajo supervisión. Sin embargo, los conductores adolescentes necesitan adquirir tanta experiencia como sea posible antes de obtener su licencia de conducir. Contar con experiencia ayudará al adolescente a ser un conductor seguro y a hacer más fácil la transición a conducir sin supervisión. Las clases de educación estándar incluyen 30 horas de teoría en aula y 6 horas de entrenamiento detrás del volante. Sin embargo, esto no es suficiente entrenamiento para un conductor sin experiencia. Usted no debe depender de este tipo de clases exclusivamente para enseñar a su adolescente a conducir con seguridad- tome un rol activo y planee sesiones de práctica que incluyan retos como manejar en la autopista y a alta velocidad. Sin embargo, no todos los padres son capaces de enseñar a sus hijos(as) a conducir. Los padres que terminan gritando o enfadando a sus hijos(as) deben de pedir ayuda a su pareja, familia o amigos para que les ayuden en este proceso.

Como parte del entrenamiento, algunos estados ofrecen "programas de licencia para graduados" (graduated license programs). Estos programas permiten adquirir un incremento gradual de privilegios para los adolescentes que conducen dándoles tiempo para convertirse en conductores seguros y responsables. El programa incluye sesiones de conducir supervisadas, seguidas por sesiones de conducir durante el día, hasta adquirir gradualmente otros privilegios como conducir de noche y conducir con pasajeros. Los estados que han aplicado estos programas han reducido el número de accidentes de tráfico entre los adolescentes. La Florida no tiene este tipo de programa formal de graduados con licencia; actualmente se están implementando esfuerzos para que otros estados adopten este tipo de programas. Usted puede dictar reglas similares a su adolescente a fin de imitar este tipo de introducción gradual a aprender a conducir. Usted puede introducir estas "reglas" y enfatizar la importancia de conducir segura y responsablemente a su adolescente incluso antes de que él o ella obtenga su licencia de conducir. Es importante que le recuerde a su hijo(a) que estas reglas existen porque a usted le importa su seguridad al volante, así como la necesidad de seguirlas firmemente aunque su hijo(a) se queje o haga comparaciones mencionando a otros amigos que conducen con más privilegios o libertades.

Otra manera mediante la cual los padres pueden ayudar es siendo cuidosos respecto al automóvil que conducirá su adolescente. Escoja el vehículo por su seguridad y asegúrese de que el auto que su adolescente conducirá tiene el mantenimiento apropiado. Antes de que su adolescente comience a conducir, asegúrese de conversar sobre temas como quién pagará la póliza de seguro del automóvil y con cuánto usted espera que su adolescente contribuya para la gasolina y el mantenimiento. Igualmente, asegúrese de dar un buen ejemplo. Evite conducir mientras habla por teléfono. Utilice su cinturón de seguridad siempre y asegúrese de que todos lo pasajeros del automóvil también lo utilizan.

Enfatice a su adolescente la importancia de no conducir mientras este bajo la influencia de drogas o alcohol. Los adolescentes suelen tener niveles superiores de alcohol en la sangre por cada bebida alcohólica que consumen debido a que tienen una masa corporal inferior a los adultos y sus cuerpos no han alcanzado la madurez. También están menos familiarizados con los efectos del alcohol en sus cuerpos. Por estas razones, los adolescentes tienen un mayor riesgo de accidentes cuando conducen bajo la influencia del alcohol. Más importante aún, asegúrese de que su hijo adolescente sabe que puede llamarle para que usted lo vaya a buscar en caso de haber bebido. Esto es importante para que su hijo(a) no sienta la tentación de intentar manejar por miedo de lo que sucederá si llama a casa para que lo vengan a buscar. La mayoría de las escuelas tienen organizaciones encabezadas por madres que están en contra de conducir bajo los efectos del alcohol que proveen contratos que usted y su adolescente pueden firmar para enfatizar la importancia de este acuerdo.

Conducir es un privilegio y una responsabilidad. Asegúrese que sus adolescentes entienden este principio y saben que usted también lo entiende. Trabajar conjuntamente con su adolescente a medida que él o ella se preparan para saber conducir por sí mismos les ayudará a convertirse en conductores responsables y seguros.

Contactos Para Obtener Mayor Información:
National Insurance Institute for Highway Safety
(Instituto Nacional de Seguros para la Seguridad en Carretera)
(703) 247-1500

National Highway Traffic Safety Administration
(Administración Nacional para la Seguridad del Trafico en Carretera)
(202) 366-9550

National Center for Injury Prevention and Control
(Centro Nacional para la Prevención y el Control de Accidentes)
(770) 488-4652


~ Dra. Mary Romano