Miami Children's Hospital
Local: 305-666-6511
Toll Free: 800-432-6837
My Kids Patient Portal
Search
Advanced Search

Servicios Médicos
In this section

Oxigenación Extracorpórea de las Membranas

La Historia de ECMO

     Bookmark and Share

Oxigenación Extracorpórea de las Membranas (ECMO) es el uso de circulación extracorpórea e intercambio de gas para proveer apoyo de vida temporal a los pacientes con deficiencias cardíacas o pulmonares. Un componente clave de ECMO es el transporte de oxígeno a la sangre a través de una membrana semi-permeable. Este fenómeno fue reconocido por primera vez en 1944 cuando Kolf y Berk descubrieron que la sangre se oxigenaba cuando traspasaba las membranas de celofán de un riñón artificial utilizado en su estudio científico investigativo.

El concepto de desvío cardio-pulmonar (cardiopulmonary bypass) fue desarrollado a principios de 1950. Los dispositivos que se utilizaban en esa fecha eran discos o burbujas oxigenadoras con un punto de contacto directo de oxígeno y sangre. La hemólisis ocurría a las pocas horas del desvío cardio-pulmonar, lo que excluyó su uso para el tratamiento a largo plazo. El desarrollo de la primera membrana oxigenadora por Clones en 1965, permitió que los desvíos cardio-pulmonares prolongados fueran factibles.

Las décadas entre 1960 y 1970 fueron destacadas por avances en técnicas e investigación para el apoyo pulmonar prolongado. Un estudio donde colaboraron nueve hospitales fue organizado por el Instituto Nacional del Corazón, del Pulmón y de la Sangre (National Heart, Lung, and Blood Institute) para estudiar terapias ECMO en adultos con insuficiencia pulmonar. Desafortunadamente, el índice de supervivencia no mejoró. El estudio tuvo varios problemas (1) El tipo y complejidad del proceso de enfermedad de cada paciente eran diferentes; (2) Los pacientes iniciaban la terapia cuando el daño a los pulmones era calificado como irreversible; (3) El apoyo intensivo por ventilación era continuo, lo cual perpetuaba el daño pulmonar.

Las primeras experiencias en utilizar ECMO en los niños fueron similares a las experiencias con los adultos. Sin embargo, estos estudios sugirieron que ECMO era técnicamente posible y tenía el potencial de revertir el fallo pulmonar en pacientes adecuados que fueron tratados temprano y no presentaban daño pulmonar irreversible.

Uno de los pacientes elegidos para ECMO fue un infante prematuro con una enfermedad de la membrana hyalina (hyaline membrane disease). Los infantes con esta enfermedad sufren un riesgo inaceptable de hemorragia intracraneal. La combinación de hipoxia, hipotermia, acidosis, heparinización sistémica, y alteraciones de la circulación cerebral resultaron en una alta y prohibitiva mortalidad. ECMO fue altamente exitoso cuando Barlett y sus asociados fueron pioneros en el tratamiento de fallos respiratorios reversibles agudos en infantes cercanos al término.

Debido a los esfuerzos pioneros del Dr. Barlett y sus asociados, estamos capacitados para ofrecer ECMO a este tipo de infantes con éxito. Actualmente existen más de 85 centros a nivel internacional ofreciendo ECMO con más de 20,000 infantes tratados hasta la fecha. La tasa promedio de supervivencia es del 83 por ciento para los recién nacidos, quienes antes de la existencia de ECMO tenían una tasa de supervivencia del 20 por ciento.